~Botón foro~
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Rabbit Hunter
Miér 1 Jul - 11:44 por Rotersand

» Izumi Sena
Sáb 16 Ago - 17:16 por Izumi Sena

» Respirar...
Mar 28 Ene - 3:08 por Zero Kiryuu

» ~Registro~
Mar 28 Ene - 2:57 por Zero Kiryuu

» Kakeru Yuiga (incompleta faltan gustos y desagrados, en menos de 1 dia estara completa)
Dom 26 Ene - 1:37 por Kakeru Yuiga

» Ukyo Ryugazaki
Mar 21 Ene - 19:10 por Ukyo

» ~Reglas Generales~
Mar 21 Ene - 18:52 por Ukyo

» Zero Kiryuu
Lun 30 Dic - 15:05 por Zero Kiryuu

» Chicos guapos
Miér 31 Jul - 13:53 por Sionsan

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Vie 7 Mar - 22:16.
~ Estación ~
~Afiliados~
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


Sanaro Sutsuy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sanaro Sutsuy

Mensaje por Sanaro Sutsuy el Jue 2 Ago - 13:44

Nombre Completo: Sutsuy Sanaro (Apellido Nombre)

Edad: 19

Raza: Humana/Médium

Ocupación: Trabaja en tabernas. Lo más común es que lo haga como atracción, cantando o tocando algún instrumento, pero cuando es necesario cumple otros roles, ya sea sirviendo, o limpiando por ejemplo.

Tipo de Médium: Médium sensible/impresionable

Inclinación Sexual: Suke - Fértil

Descripción Psicológica: Resulta ser alguien complicado.
De actitud fría aparentemente, pretende mostrarse como alguien sin una gran cantidad de emociones, prefiere alejarse y actuar con indiferencia y apatía, principalmente en sitios como el de su trabajo, no le agrada que otros sepan lo que piensa o siente, es directo y desafiante en ocasiones, aún así silencioso, logrando ser muy sutil. Claro que todo eso es más que nada una cubierta que logró crear durante los años para poder protegerse y que aplica sobre todo en sitios (con personas) que son de su desagrado.
Mas es capaz de actuar cortésmente cuando desea hacerlo o es de su conveniencia, además de que es probable que se muestre más animado, amable o "suelto" incluso si es que logra sentirse a cómodo, seguro o a gusto.
Por otro lado es alguien bastante inseguro, que fácilmente termina sintiéndose incomodo, aunque no lo demuestre, prefiere estar sólo más que por elección porque así es como logra sentirse más seguro. Alguien triste que se deprime fácilmente, sólo que oculta todos los sentimientos y emociones dentro de sí, aunque esto en ocasiones pueda causarle aún más dolor.
Es fuerte (hablando psicológicamente) y valiente, aunque en circunstancias puede llegar a desmoronarse con facilidad.
Su trabajo no le permite sentirse completamente cómodo, pero aún así, cuando canta o crea música olvida completamente lo que le rodea y se identifica con lo que esta creando, logrando desempeñarse de forma increíble y llegando con ello a casi cualquier individuo pudiendo hacerle sentir prácticamente cualquier emoción que desee. Su voz, su postura, él mismo cambia en esos momentos, mostrándose extrañamente sereno, concentrado sólo en lo que hace y olvidándose momentáneamente del mundo. Sólo que mediante la música atrae a él recuerdos que, a pesar de ser de aquellos momentos en los que fue feliz le hacen entender cuan distante quedo eso, sintiendo nostalgia por aquello que le fue arrebatado.
Es alguien que cree que la manera de superar sensaciones como la inseguridad, el temor, la angustia o el dolor, es enfrentándote a ellos, como a lo que te hace sentir esto, es así como termina comúnmente en lugares desagradables para él, aunque muchos no lo entiendan, él se a acostumbrado a ello, a pesar de acudir continuamente a determinados sitios, y que estos sigan trayendo malos recuerdos a su mente, se a adaptado y acostumbrado a vivir con sus conflictos de emociones y todos los sentimientos que pueden llegar a dañarle.
Es una persona que odia hablar o dar a conocer cuestiones de su vida, su pasado o sus sentimientos, pero si llegas a ponerlo en una situación determinada, donde se sienta arrinconado, atemorizado, donde se sienta en peligro, puede quebrarse e incluso contar cosas que comúnmente no diría.

Descripción Física: De aproximadamente 1,70 de altura y 50kg. Delgado, no aparenta ser muy fuerte (físicamente) aunque si lo sea algo. De ojos en un tono azul grisáceo y piel clara. Su cabello es de un tono azul, cortado a la altura de su cuello (llegando aproximadamente a la mitad de este), además desde atrás las puntas son rojas y trae dos mechones de este color más largos y hacia el frente, algo ondeados y pasando levemente por debajo de sus hombros. Lleva cerquillo por la altura de sus ojos, comúnmente corrido a un lado, el cual concluye en unos mechones algo más largos que alcanzan poco más que sus mejillas.
Un detalle es que lleva en su espalda una pequeña marca, desgastada con los años pero que aún no desaparece completamente, algo así como una cicatriz que es el recuerdo de haber nacido sin su libertad.

Gustos: Las flores le agradan bastante, sobretodo las rosas, al igual que la música que le transmite algo (sentimientos, emociones, sensaciones). Disfruta del arte y la naturaleza por igual, la lectura, o el simple hecho de sentarse bajo o en un árbol, al aire libre; contemplar el cielo y las estrellas; le gusta la lluvia y el viento, sentirlos en su piel, observarlos, disfrutar de las pequeñas cosas que le dejan saber que es libre.
Le gustan las frutillas, frambuesas y cerezas, la leche, y los jugos frutales, los pasteles de fruta y tortas de chocolate, los helados, la menta, los fideos, la sopa y el ramen.
Disfruta del tener tiempo para si y olvidar las cosas que le atormentan, así como le agrada ver personas amables y que a su parecer realmente valgan la pena.

Desagrados: Detesta los lugares cerrados (habitaciones) y las ventana con rejas pues le hacen sentir extremadamente incomodo. Los lugares con personas "desagradables" y dichas personas, como por ejemplo las tabernas o los prostíbulos, (lugares que visita con frecuencia), toda esa gente bebiendo y la que cree que simplemente puede hacer lo que desee con quien o con lo que desee sólo porque sí, que se aprovecha de los demás o hace alarde vano de su fuerza, personas que desean tener el control, ojos llenos de avaricia y deseo, quienes creen poderlo comprar todo, eso es algo que realmente detesta.
No le agrada que se le acerquen demasiado, al menos no con algún tipo de "mala intención" pues eso le atemoriza ya que revive en él la aterradora idea de volver a lo que fue su pasado.
No le agradan las bebidas alcohólicas, al menos no demasiado fuertes, sólo aquellas que son muy dulces y el sake en pequeñas cantidades, tampoco el pan con arroz y agua.

Poderes o Habilidades: Es bastante inteligente, tiene talento para la música y puede usar esta a su favor. Además se desempeña bien con armas como nunchakus o bastones Bo, aunque no es algo que use con frecuencia por lo que su habilidad para esto puede se vea algo desgastada, además de que es hábil para pelear de forma libre, desempeñándose bien en "peleas callejeras". Puede presentir el peligro, pero es algo a lo que lamentablemente no presta mucha atención.

Virtudes y Defectos: Obviamente la música es una virtud; además es capas de aconsejar y apoyar a alguien cuando realmente lo desea, y puede aparentar fortaleza en momentos difíciles, más, si alguien más depende de ello.
Un grabe problema es que ignora completamente si es que siente que algo esta mal o que hay algo malo en algún sitio o con alguien, así como ignoraría lo contrario.
Le aterra la idea de regresar a lo que alguna vez fue su pasado, por lo que fácilmente puede quebrarse si se presenta una situación que le de a la idea de que pueda ser así; de esta forma puede llegar a actuar de manera poco coherente a su comportamiento normal.
También siente desagrado hacia una gran cantidad de tipos de personas que ve a diario.
Además, contrario a lo que comúnmente alguien podría considerar, su vida no es lo primero en su lista de prioridades.
Al acudir a sitios que le traen recuerdos, con varios propósitos, entre ellos enfrentar sus sentimientos, puede que llegue a meterse en problemas ya que le cuesta controlarse para evitar decir algún insulto, algo ofensivo o similar.

Reseña Histórica: Definitivamente puede decirse que nació en el lugar y momento equivocados.
Su madre vendía su cuerpo a una "empresa", o al menos así se hacía llamar, dedicada, específicamente y como se puede suponer, a eso, para poder pagarles por haberle mantenido a ella y su familia desde tiempo atrás. Luego de rogarles tener a su hijo finalmente logró convencerles, pero el parto fue demasiado para ella y terminó prácticamente en un estado de coma.
El niño, marcado en su espalda como "Propiedad de la empresa", fue criado y educado en un cuarto, junto al que reposaba su madre, a la que al comienzo sólo se le permitía verla una vez cada tanto, tiempos que se hacían más prolongados hasta el punto de que había ya pasado más de un año sin poder acercarsele cuando se le permitió verla por última vez, puesto que, ese día, ella murió.
Él se esforzó por aprender, terminando muy adelantado a los niños de su edad que asistían a clases normales, quizás este esfuerzo era debido a que si "se comportaba" y hacía lo que le decían tendría permitido ver a su madre.
Luego de fallecida esta, los libros, la lectura y la información que obtenía se volvieron su compañía, y él continuó estudiando con la esperanza de que eso la pondría orgullosa y de poder algún día salir de allí, per eso no sucedió.

Continuamente era golpeado y maltratado, siempre sin dejar cicatriz alguna en su piel, algo que no se detuvo con el pasar de los años.

Con sólo diez años fue "trasladado" a una sección especial, y, como símbolo de esto, la marca de su espalda fue resaltada nuevamente. Allí "trabajaba" literalmente siendo observado, en ocasiones sólo, a veces con alguien más. Debía quitarse la ropa y "actuar para el publico", personas adineradas que le observaban tras el resguardo de un cristal a través del que Sanaro no podía ver, para de este modo ellos pudiesen conservar su anonimato.
Antes de ser llevado allí se le había advertido sobre cual sería su destino y el hecho que debería comenzar a pagar los gastos médicos de la deuda que su madre había dejado atrás por no poder hacer su trabajo antes de siquiera comenzar a pensar en pagar los suyos propios para su libertad, por lo que notoriamente estaría allí por mucho tiempo. Entendiendo aquello, casi seguro de que terminaría por morir en aquel sitio, y sin poder soportar la horrible sensación que le producía el que le estuviesen viendo se negó rotundamente a volver a hacerles caso, la única forma que halló para que pudiese permitir que siguiesen con eso fue aquella que muchos sólo habían descubierto por placer en ese mismo sitio.... una droga especial.
De este modo comenzó a serle inyectada dicha droga, que al hacer efecto (en no más de media hora) resultaba quedar en un estado parcial de inconsciencia, pero, sin moverse por su cuenta, y considerando que no dejaría que nadie se le acercase ni volvería a hacer lo que hasta entonces había hecho ("mostrarse") sin ella, dejó de serles útil en esa sección.
Al día siguiente fue trasladado, siempre dentro de los mimos pasillos, a la habitación que sería su nueva prisión, sólo que esta vez su trabajo no sería de "mirar pero no tocar", sino que su cuerpo sería puesto a plena disposición de clientes que, o bien le gustase el hecho de que su "presa" (no sabría como llamarlo) no pudiese tan siquiera moverse por si sólo o no tuviesen presupuesto suficiente como para pagar algo mejor.
Sin estar en su totalidad bajo el efecto de dicha droga pudo distinguir a un hombre en el pasillo que le quedo viendo mientras le metían a un cuarto. Ese hombre era Eleryu de la adinerada familia Sutsuy, cuyo primo le había llevado allí como un obsequio que , si bien no le apetecía, por amabilidad se rehusó a negar. Pese a las contradicciones quiso escoger a aquél niño, y finalmente lo logró bajo la condición de que volviese en una semana para que entonces tanto el chico se hubiese acostumbrado a la droga, de modo que su efecto no fuese tan fuerte en él, como para poder prepararle la habitación.

Cuando esa semana pasó y Eleryu fue a verle, Sanaro apenas pudo distinguir que alguien entraba por la puerta, incapaz de reaccionar de ningún modo, oyó que alguien le hablaba sin lograr comprenderle. Extrañamente, y aunque Sanaro no pudiese recordarlo bien, Eleryu sólo cuido de él, le dio agua y acarició su cabello, pero distinto a cualquier otro que pudiese haber llegado a ese lugar, no le exigió nada más.
Al día siguiente, la droga de Sanaro jamás le fue dada, esto se debió a que Eleryu lo había pedido así, para que tres días después, al regresar, estuviese completamente desintoxicado, mientras tanto pagaría para que nadie más pudiese reclamar al chico.

Se presentó ante Sanaro y del mismo modo exigió saber su nombre. Hablaron un rato, por algún motivo Sanaro sabía era él quien había visto en el pasillo y tiempo después había estado en su habitación, pero temeroso de lo que pudiese hacerle ese individuo no alejaba sus ojos de la caja de cristal que contenía las agujas y la droga.
Su molestia ante esto se hizo notoria acercándose a Sanaro quien atemorizado le suplico que al menos le dejase usarla; Eleryu le amenazó colocándose sobre él diciéndole que si la quería debía ganarla, mientras que él sólo suplicaba porque le dejase tomarla; sabía que su posición no le permitía negarse a nada, y que cualquier acto que pudiesen considerar inadecuado sería duramente castigado, y, aunque muchas veces desde niño había sido golpeado y maltratado, incluso por las cosas mas ínfimas e insignificantes que puedan pensar, o simplemente por diversión ajena, no lograba acostumbrarse a eso y no quería volver a tener que soportarlo una vez más; pero tanto insistió Eleryu en que si no quería eso le dijese que se detuviese, y a su vez tan cerca de él estuvo, que sus suplicas finalmente fueron de que no lo hiciera, y simplemente surgieron efecto.
Eleryu le dijo entonces que tal vez no se había equivocado con él, y que sí era diferente después de todo, palabras que significaron demasiado para él y que no olvidaría.

De esta forma, aunque aún inseguro, Sanaro se abrió hacia Eleryu, le dijo que no entendía nada, y que no sabía nada de él, le contó que al menos cuando tomaba esa droga, sabía que no era que dejase de sentir en ese momento o algo así, pero que, si es que conservaba algún recuerdo, era difuso y bago; aunque fuese como Eleryu le decía, que desperdiciaba su vida, puesto que esa droga se la acortaría, era mejor eso para él que vivir del modo en que lo hacia, y recordar y vivir de las miradas que tanto le repugnaban y odiaba, o recordar como alguien hacía lo que desease con él sin que pudiese hacer nada para oponerse a pesar de tener la capacidad o posibilidad de hacerlo, porque allí su vida y su cuerpo no le pertenecían y todo intento por recuperarlos sería inútil, más allá de traerle aún peores consecuencias. No sabía si aquél hombre entendería eso, pero para él fue como liberar momentáneamente todo el dolor que sentía desde hacía años.
También le contó que jamás había podido conocer el mundo exterior a las paredes de ese sitio y los cuartos destinados a él, esto hizo que Eleryu decidiese que le llevaría algo "del mundo" cada vez que regresase, pero sólo se lo entregaría si "pasaba una prueba"...
Estas iban desde hacerle hacer o decir algo ante algo que Eleryu hiciese o dijese primero hasta contarle cosas y responder preguntas, siempre con el propósito de que Sanaro actuase por si mismo y no como se esperaría de él en ese sitio.
Cada día recibía algo diferente, dulces, frutas, alimentos muy distintos al pan y arroz al que estaba acostumbrado, una cámara de fotos instantáneas, un diario donde escribía sus pensamientos y sentimientos mas íntimos o aquello que le sucedía, guardados bajo llave, allí también donde guardaba las fotos que sacaba, una de cada obsequio, pero una de aquellas cosas que más llamó su atención fue una roza, delicada, débil, tanto que un simple rose, una briza, pudo hacer que algún pétalo se deslizara lejos, pétalo que él tomo con delicadeza y puso en sus labios, quería sentir su aroma, su sabor, pero a la vez, aquella roza conservaba sus espinas, que esperaba inútilmente le protegiesen de aquel que se acercara con intención de dañárla, tan débil y frágil y a la vez firme y fuerte, esperando defenderse bajo la apariencia de algo intocable, "Así quisiera poder ser yo alguna vez" pensó aquél niño que apenas se acercaba a cumplir sus 12 años.

Pero el precio a pagar por aquello era demasiado. Sanaro sentía que eso no era más que un juego al que Eleryu le había introducido, y el riesgo de perder era grande, pero aún más presentía serían las consecuencias.

Aquella pregunta fue demasiado para él, aún así respondió, le contó a Eleryu sobre su madre y sobre él, sobre la deuda que aún tenia por pagar de ella, y la suya propia, y recordó con desdén que probablemente dejaría de serles útil a todos allí antes de poder pagar por su libertad, él estaría allí para siempre, jamás podría ser libre, al recordar aquello que había olvidado junto a Eleryu, aquella persona que lo trataba como si fuese alguien y le hacía sentir de alguna forma, bien, una ola de tristeza le invadió y el dolor se apoderó de su pecho, aunque frente a aquella persona, con ojos tristes esvosó una sonrisa fingiendo que nada sucedía.

Pero comprendió entonces que ese juego era demasiado despiadado, le daba cada día algo de esperanza, le enseñaba todo aquello que no podía conocer, pero conservaba en sus manos la capacidad de arrebatárselo todo y se encargaba de que él estuviese consiente de eso... Además... Tarde o temprano se aburriría de jugar, y entonces él no tendría más opción que caer nuevamente en la realidad.

Al día siguiente, cuando Eleryu regresó a verle, le encontró de rodillas en el piso, la caja de cristal estaba abierta y el frasco con la droga prácticamente vacío, y en su mano izquierda una gringa que resbaló al piso sin contenido alguno.
"Ya no podía soportarlo", le dijo, "Seguir jugando... Y yo...". Pero Eleryu ya no escuchó, enfurecido y segado por la ira lo levantó bruscamente y lo arrojó sobre la cama diciéndole "Me había equivocado después de todo, si eres igual a ellos."
Entonces decidido se apoderó de su cuerpo, después de todo para eso era para lo que se suponía pagaba. Él hizo su mayor esfuerzo entonces para evitar lo más posible gritar, dedico su concentración a no suplicarle que se detuviera y su fuerza a no llorar. Dolía, pero el mismo Eleryu en cierto modo se dedicó a hacerle saber que ese era su propósito, estaba enfurecido, y parecía, ante los ojos de Sanaro, que sólo pensaba en dañarlo, pero a pesar del miedo y el dolor resistió decidido a no derramar ni una lagrima obedeciendo lo que el decía por impulso.
Luego de entrar en razón Eleryu sospechó que quizás se había equivocado, aun más cuando Sanaro sito cada frase en la que refería a que era diferente diciéndole que no tenía idea de cuan feliz le había hecho oír eso, y citaba sus ultimas frases alegando que quizás tenía razón, era como todos, luego observó la roza y vió caer el primer pétalo marchito, "Irónico ¿no?, Parece que se ha comenzado a marchitar" comentó llorando.

Al día siguiente cuando Eleryu regresó estaba listo para que nuevamente sucediese lo mismo, pero en vez de eso este le preguntó si se lo había inyectado y él le contó que a pesar de que en ocasiones le lastimase y pensase que no quería seguir jugando, había decidido arriesgarse, si perdía, si fallaba bajaría la cabeza y aceptaría las consecuencias, y parece que fracasó, así que así lo había hecho. En ese momento se dijo a si mismo que no volvería a llorar.
Eleryu comprendió que el que había fallado era el mismo al traicionar su confianza y le contó que el motivo de su ira era puesto que había visto como su madre moría por consumir ese tipo de droga y luego encontrado el cadáver de su padre, quien se suicido mediante una sobredosis a causa de la depresión por la muerte de su esposa, y le dijo que ya no quería ver como alguien mas que le importaba resultaba dañado por eso. Además le prometió hacer algo por él, pero debía salir en un viaje por una semana, sólo que se aseguraría que nadie pudiese hacerle nada.

Nuevamente eso no se cumplió, sólo pudo estar dos días tranquilo, pero luego tubo repetidas visitas, y, a pesar de verse tentado a tomar nuevamente la droga, decidió resistirlo.

Cuando Eleryu regresó accidentalmente comento algo que le hizo entender lo que había pasado, junto con unas pequeñas manchas de sangre, entonces molesto se retiró prometiéndole que lo sacaría de allí.
Al día siguiente ambos se marcharon a una gran casa, la casa de Eleryu en Agharta, donde había frutillas, fresas, frambuesas y moras en el jardín. Para entonces él tenía ya algo más de 12 años.

Él tiempo pasó. Eleryu, a pesar de ser solo 4 años mayor que él se encargó de cuidarlo y protegerlo; por primera vez Sanaro era feliz. Aprendió sobre la música y la literatura, continuamente componían juntos o él mismo lo hacia para Eleryu; y éste también le enseñó a defenderse.
Para Sanaro él era un ejemplo a seguir, maduro e independiente.

Pero un día todo cambió, para entonces él tenia ya 16 años. Eleryu desapareció. Entonces se enteró de que al parecer le habían asesinado.
Acompañó el ataúd cerrado, sin poder verle una última vez, hasta la tumba recién escavada que llevaba aquél nombre, "Eleryu Sutsuy", y se permitió llorar una vez más pasando allí toda la noche y el día siguiente.
Fué hasta después de esto que decidió cambiar, así creó su vida actual, tomó el apellido que tan amablemente tiempo atrás Eleryu le había ofrecido y él no se había atrevido a aceptar y tomó el apode de "Rose" como su nombre a la hora de trabajar en lo respectivo a la música.

En cuanto a su habilidad como médium, desde la muerte de su madre comenzó a sentir "cosas" aunque no lograba comprenderlo, sensaciones que se intensificaron con cada traslado, y que luego de mudarse con Eleryu ocurrían sólo en determinados sitios, más frecuentes tras la muerte de este. Para entonces hacía mucho que había aprendido a convivir con ello e ignorarlo, hacíendo caso omiso la gran mayoría de las veces.

Otros: 1) Aún busca encontrarse con aquél que asesinó a Eleryu, aunque no tiene idea de quien podría ser o como se vería, además siquiera esta seguro de cuanto acerca de lo que ha oído le paso sea cierto.
2) Odia que las flores se marchiten.
3) Le tiene, en cierto modo, miedo al dolor.
4) Preferiría morir o cualquier cosa antes de regresar a lo que fue en su niñez o volver a pasar por algo así.
5) Junto a Eleryu enterró una de dos copias de la última canción que había compuesto, conservando la otra para sí, pero jamás la ha entonado.

Imagen:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿De donde tomaste a tu personaje?

Nombre Original: Story
Serie, Manga o Video juego: Death Wich (Personaje de DeviantArt creado por Lasaro)

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sanaro Sutsuy

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 30/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.